lunes, 26 de enero de 2015

Aplicaciones de Piedra Natural

Solados

Guijarros



Baldosas






Revestimientos









Encimeras






Complementos







Extraido para fines docentes del magnifico libro «Materiales. Guia de interiorismo» Escrito por Elizabeth Wilhide Editado por BLUME

martes, 20 de enero de 2015

Acabados Superficiales de los Petreo Natural



Lajado
Se aplican en pizarras, cuarcitas, areniscas o cualquier piedra que presente características para ser separada en placas o lajas como si de abrir un libro se tratara.
 El lajado muestra el aspecto natural de la roca, al no trabajarse la superficie de la misma, el resultado es sorprendente plano con pocos resaltes o en escalón.
 Se realiza mediante la aplicación de cinceles anchos, cuñas o cuchillas hidráulicas en los planos de los estratos o planos esquistosos de las rocas exfoliables


Partido
Se aplican en cualquier piedra que presente características más masivas y compactas que las areniscas.
 La roca partida presenta su superficie sin ningún otro trabajo, lo que le da una apariencia natural con fractura terrosa. No presenta superficie planas pues presenta protuberancias de varios milímetros.            
 Se realiza mediante la aplicación de cinceles, cuñas alineadas en los planos de debilidad de la roca.

Cortado
Es hoy el método más aplicado para dividir los grandes bloques de roca natural. Consiste en dividir la roca cortándolo con discos.
 El corte mediante disco producen a la superficie rocosa unas marcas menores a un milímetro de carácter circular y concéntrica.
 Produce una cara plana y áspera de tonalidad clara. Se utiliza esta terminación para solados exteriores, aunque normalmente se trata de un proceso previo a su terminación final.

Aserrado
El otro método mecánico de dividir una roca siguiendo planos para formar tableros de caras planas y paralelas de grosores mayores a 2cm.
 Esta roca aserrada presenta superficies planas y ásperas y hoy por hoy muy lisas. En el peor de los casos se muestran surcos de profundidad menos a 1 mm rectos y paralelos. Estge tipo de terminación casi siempre es el paso previo a su terminación superficial. 
 Se realiza con telares de flejes de acero y diamante o las sierras multilámina para cortar los bloques de piedra.





Apiconado
Este es una terminación, se aplica a la superficie plana de una roca extraída. Se puede aplicar a cualquier piedra pero es más indicado para rocas no muy duras.
Le da a la piedra un acabado tosco, donde se aprecian unas incisiones alargadas, paralelas y en una determinada dirección. El tono resultante es jaspeado más claro que el de la superficie inicial de la roca, tal y como muestran las alargadas incisiones.
Haciendo incisiones con un puntero o pica de acero en una dirección y un ángulo respecto al plano próxima a los 45º.


Picado
Este es una terminación, se aplica a la superficie plana de una roca extraída. Se puede aplicar a cualquier piedra pero es más indicado para rocas no muy duras
Le da a la piedra un acabado tosco, donde se aprecian unas incisiones redondeadas y aleatorias. El tono resultante es más claro que el de la superficie inicial de la roca.
Haciendo incisiones con un puntero o pica de acero en dirección aleatoria y un ángulo perpendicular al plano.










Abujardado

Es uno de los acabados más tradicionales, que se puede aplicar a cualquier roca.
 Conseguimos acabados con tonos más claros que los de la piedra cortada, mientras que en la superficie aparecen pequeños cráteres de entre 1y 3mm de diámetro y profundidad.
 Consiste en golpear con un mazo con una cabeza de acero que contiene de 25 a 49 dientes en forma piramidal. En la actualidad se hace con pequeños martillos neumáticos con 8 o 25 dientes.







 Escafilado
Terminación aplicada a rocas graníticas y calizas compactas, recién cortada se le aplican las herramientas típicas de la labra como cinceles, punteros y escalificadores
 Conseguimos una terminación natural parecida al partido aunque con superficies más nítidas y  relieves más desarrollados.

 Raspado
Método de terminación más adecuado para areniscas blandas con poca cimentación y en general en piedras poco compacta.
 La superficie queda perfectamente plana, lisa y con aspecto natural, sin rayas ni relieves.
 Se realiza al mismo cortar la piedra, frotando contra la superficie con rascadores, lijas o lijadoras excéntricas con cabeza abrasiva.

Apomazado


Se utiliza con rocas compactas y duras a las que no se les pueda o quiera pulir con brillo.
 Se consigue una superficie mates, planas y sin marcas. Esta terminación remarca mucho la textura y los colores de la piedra natural dando el tono más oscuro si exceptuamos el pulido.
 Se utilizan maquinas de varios brazos que combinan los movimientos de traslación con los de rotación, a estos brazos van unidas varias cabezas con muelas abrasivas. Se van poniendo muelas sucesivamente de grano más fino.






















Pulido
Es la terminación más frecuente en marmoles y granitos y otras rocas con la suficiente cohesión interna.
 Se consigue una superficie brillante, planas y sin marcas. Esta terminación remarca mucho la textura y los colores de la piedra natural dando el tono más oscuro .
 Se utilizan maquinas de varios brazos que combinan los movimientos de traslación con los de rotación, a estos brazos van unidas varias cabezas con muelas abrasivas. Se van poniendo muelas sucesivamente de grano más fino. 








Extraido del libro «Piedra natural» de los autores Theodor Hugues; Ludwig Steiger; Johann Weber. Editorial Gustavo Gili y de «La Piedra en Castilla León» de los autores José Ignacio García de los Ríos Cobo y Juan Manuel Báez Mezquita.